sábado, 30 de mayo de 2015

El Pene: ¿Mito o realidad?


Doctora Aliza • 28 mayo, 2015
Existen muchos rumores acerca del pene, pero muchas veces, ni los hombres ni las mujeres, se animan a preguntar porque les da vergüenza. Sin embargo, algunos expertos han hablado acerca de estos temas abiertamente para despejar las dudas, y nosotros haremos lo mismo. Aquí te presentamos 3 datos curiosos que tal vez no sabías sobre el pene.
El pene “piensa” por sí mismo
Si eres mujer, es probable que hayas escuchado hablar a los hombres de que el pene lleva una vida “independiente” y que a veces se excita sin que su dueño lo quiera. Puede ser que no lo hayas tomado en serio y que consideres que es un excusa. Pero si eres hombre, seguramente habrás notado que es así: el pene hace lo que quiere, aunque las mujeres no lo crean. Tal vez recuerdes situaciones en las que estaba completamente fuera de lugar tener una erección, como durante una clase en la escuela, una reunión de trabajo o en una cena con amigos y sin embargo, no pudiste controlar las “emociones” de tu pene.
¿Por qué? Es cierto que no puedes controlar al pene de la misma manera que controlas el movimiento de tus brazos, por ejemplo. Esto se debe a que el pene responde al sistema nervioso autónomo o simpático, que no está siempre bajo control consciente. Por eso, por lo general, la excitación sexual, aunque con ayuda de la mente consciente, no ocurre de manera voluntaria.
El pene también puede excitarse gracias a los impulsos que el cerebro le envía durante la fase de sueño conocida como “Movimiento Rápido del Ojo” (REM por sus iniciales en inglés) y no importa si estás teniendo un sueño erótico o un sueño acerca de una carrera de autos. 
Además, otros factores como alzar pesas, pueden contribuir a tener erecciones.
Sin embargo, el pene no siempre se excita sin que puedas controlarlo. También sucede que se achica. Si estás estresado, es muy probable que el pene se vuelva más pequeño, casi como cuando te das una ducha de agua fría. La próxima vez que tengas la oportunidad, fíjate: cuando estás relajado, tu pene flácido se ve más grande que cuando estás muy estresado o preocupado.
Los urólogos dicen que el pene funciona como un barómetro para identificar lo que pasa con el sistema nervioso simpático.
Así que aquello de que el pene tiene vida propia o piensa por sí mismo, es más cierto de lo que pensabas.
El pene se puede fracturar o romper
El hablar de una “fractura en el pene” puede resultarte extraño, especialmente porque el pene no es un hueso. Lo podríamos describir como un órgano compuesto de músculo liso y vasos sanguíneos. Sin embargo, el término sí se usa para describir la ruptura del pene, que cuando sucede, puede causar un sonido o tronar. Si tu pene se rompe, se pone negro o azul y puede ser muy doloroso.
El fracturarse el pene no es común pero puede ocurrirle especialmente a los hombre jóvenes puesto que las erecciones durante la adolescencia son muy rígidas. Además, si durante el acto sexual penetras a tu pareja con demasiada rapidez y dureza, puede fracturase el pene. También cuando la mujer hace movimientos muy violentos cuando se encuentra encima del hombre durante el acto sexual.
Así que cuando te hablen de fractura del pene, créelo, porque existe.
La mayoría de los penes del mundo no son circuncidados
El pene tiene naturalmente una piel que recubre su cabeza llamada prepucio. La mayoría de los hombres judíos al nacer son circuncidados por razones religiosas. Los hombres musulmanes también han tenido una circuncisión y junto con los judíos constituyen el 70% de los hombres circuncidados en el mundo entero.
Sin embargo otros hombres también lo son por razones que no son religiosas. Los Estados Unidos tiene la tasa más alta de hombres circuncidados por razones no religiosas: el 75%. En cambio en Canadá sólo el 30% de los hombres han tenido una circuncisión, en Gran Bretaña un 20% y en Australia sólo un 6%.
La práctica de la circuncisión en Estados Unidos por razones cosméticas o médicas se ha vuelto un tema controversial. (Según el CDC cerca del 65% de los niños recién nacidos son sometidos a la circuncisión). Sin embargo, recientemente la Organización Mundial de la Salud dijo que había evidencias que indican que los hombres sin prepucio están menos predispuestos a contraer el VIH y la circuncisión es indicada en ciertos casos de fimosis o balanitis.
De todas formas, es una decisión personal y los hombres no circuncidados siguen constituyendo la mayoría mundial.