sábado, 23 de mayo de 2015

El divorcio, la solución para cuando se acaba el amor

No siempre una relación dura hasta el final, cuando esa situación se produce el divorcio llega.
España | TerceraInformación | 22-05-2015 | 
Existen ocasiones en las que el camino de 2 personas se separa. No siempre sucede por la misma causa, ya que en el mundo de los sentimientos cada circunstancia es especial. 
Separarse de la persona por la que antes se sentían fuertes pasiones no es fácil. Es un momento de debilidad personal que si se sabe aprovechar podría ser un nuevo comienzo en que estarán disponibles muchas oportunidades para volver a alcanzar la felicidad perdida.
No importa si se traicionó la confianza de alguien, si las mentiras, la falta de tiempo, la menor atención o la simple pérdida de interés o el amor han sido las causas, el final normalmente es trágico.
Más aún si durante el tiempo en el que se ha estado juntos se ha fundado una familia. Los hijos suponen en muchas ocasiones una encarnizada batalla entre las partes por su custodia y gastos.
Aunque sea duro, es en estas ocasiones cuando es absolutamente necesario estar preparado para afrontar este revés de la vida y para ello nada mejor que contar con profesionales que pueden ayudar a transitar más fácilmente y salir antes de ese mal momento. (.......)
La 1ª vez que se legalizó el divorcio en el estado Español fue en 1932 gracias a que la Constitución de 1931 derogaba la anterior legislación que solo reconocía el fin de la unión matrimonial con la muerte de uno de los cónyuges. En esa Carta Magna, se establecía que por mutuo acuerdo o por la petición de una de las partes de la pareja en base a una justa causa se podía disolver el matrimonio.
Pese al escándalo que provocó la ley que legalizó el divorcio entre los sectores más conservadores y religiosos del país, quienes advirtieron que la iniciativa legislativa iba a acabar con la institución del matrimonio, el índice de divorcios era uno de los más bajos de Europa, 165 por cada mil.
En la actualidad el número de divorcios ha aumentado aunque las uniones matrimoniales han descendido. El consenso a la hora de terminar con un matrimonio es la norma general y la custodia compartida es lo más común entre los que optan por dar el paso hacia la separación.
Los expertos consideran que la decisión del Tribunal Supremo sobre que la custodia compartida sea la medida deseable y no excepcional como hasta hace relativamente poco, haya propiciado esta situación.