sábado, 18 de abril de 2015

Estudios muestran que divorcio aumenta el riesgo de ataque cardíaco.

Estudios muestran que el divorcio aumenta el riesgo de ataque cardíaco. Según una investigación publicada en la revista "Circulation" divorciarse daña literalmente el corazón de quienes llevan a cabo esta acción, siendo las mujeres las que se llevan la peor parte.

 
Según la ciencia quienes atraviesan un divorcio tienen mayor probabilidad de sufrir un infarto que quienes continúan casados o en pareja, y dentro de ellos las mujeres son el sexo más débil.
Así lo afirma una investigación publicada por la revista “Circulation” que estudió los datos de al menos 15 mil personas, resultando las mujeres las más propensas a sufrir un ataque cardíaco luego de un divorcio, y que ese riesgo permanece aunque se vuelvan a casar.
¿La causa?, al parecer los investigadores creen que se debe al estrés crónico vinculado al divorcio que tiene un impacto a largo plazo sobre el organismo.

Para Linda George, la autora del estudio el riesgo de sufrir eventos cardíacos luego de divorcio es similar al de la hipertensión o la diabetes. Durante los años que duró la investigación 1 de cada 3 personas se divorciaron al menos 1 vez y tras la separación las mujeres resultaron un 24% más propensa a haber tenido un ataque al corazón que las que continuaron casadas. Y este además es un riesgo acumulativo, es decir cuantos más divorcios más probabilidades.
George explica que hay diferencias entre las consecuencias en hombres y mujeres pero que éstas hasta ahora no tienen explicación. Por ejemplo dice que aunque las mujeres vuelvan a casarse el impacto se reduce muy poco, pero que no sucede lo mismo con los hombres, que si vuelven a contraer matrimonio o formalizar una relación se recuperan totalmente.
En ese sentido George declaró a la BBC considera que es posible que la angustia psicológica sea mayor y más grave en las mujeres, suponiendo una tensión constante sobre el sistema inmunológico aumentando los niveles de hormonas proinflamatorias y de estrés.

Además al tratarse de complicaciones con base en lo sentimental no existen medicamentos para tratarla. De todas formas aclaran que los resultados no son definitivos ya que son necesarias más investigaciones para llegar a catalogar al divorcio como un alto factor de riesgo para la salud del corazón.