lunes, 6 de abril de 2015

Denuncia a su exmujer por llevarse a sus hijos a Alemania mientras tramitan el divorcio



Un juzgado de O Barco abre diligencias penales por secuestro parental por la acción de la madre el pasado mes de enero.
la voz /05 de abril de 2015.

Haberse llevado a Alemania a sus hijos de 13 y 10 años, sin contar con el padre, sin haber avisado a su familia, ni tampoco alertar de su decisión en el colegio donde los menores estaban matriculados, en la comarca de Valdeorras, ha colocado a la protagonista del hecho en un procedimiento de carácter penal por un delito de secuestro parental. El padre dio cuenta de la desaparición de sus hijos por una denuncia ante la Guardia Civil. Todo apunta a que están en Alemania, de donde ella es originaria y donde la pareja se conoció hace años. El fiscal quiere que desde el juzgado de O Barco se cite a esta mujer, de 32 años, en calidad de imputada. Con la obligación de venir y dar explicaciones.
La pareja tuvo 2 hijos. Rompieron de forma civilizada. En el año 2009 hicieron un convenio privado para regular la convivencia y la atención de los pequeños. Era una separación de hecho, registrada ante notario. Los niños quedaban a cargo de la madre, que vivía en Alemania, con derecho de visita para el padre, que mantenía su residencia en Valdeorras. Desde 2009 fue así. Hasta que el pasado mes de septiembre se trasladó a Ourense la madre con los pequeños, que comenzaron el curso en un colegio de O Barco. Mantuvieron las distancias. Vivían en casas separadas a pocos kilómetros de distancia. En noviembre propuso el padre legalizar la situación con una separación amistosa. Los 1º días de enero se precipitaron las circunstancias. Ella lo denunció por vejaciones e injurias. Y, al mismo tiempo, desapareció con los hijos. El padre intentó contactar con ella, pero ha sido imposible. En el colegio donde los niños estudiaban supo entonces el progenitor que la madre había preguntado y pedido documentación ante una indeterminada perspectiva de cambio de centro educativo. A 1º de marzo se celebró, sin que la mujer asistiera, el juicio de faltas por la denuncia que ella había dejado antes de irse, por supuestas injurias y vejaciones. La sentencia, defendido el hombre por la abogada ourensana Ángeles Ferreira, fue absolutoria. Y al mismo tiempo supo el padre que la mujer había presentado demanda de divorcio, ya no de mutuo acuerdo, como inicialmente se lo habían planteado. En el cruce de denuncias y procedimientos intentó la mujer denunciada el sobreseimiento y archivo de la causa penal, toda vez que ya se estaba tramitando el procedimiento de divorcio. Se opuso el fiscal y pidió que se la citara como imputada. «La progenitora se ha llevado a los menores por vía de hechos sin el consentimiento del otro progenitor custodio y fuera del territorio nacional», dice, anticipando su impresión.
Sin noticias y solo con una dirección.
No contestaba la mujer las llamadas de su exmarido, a quien no dejó dirección alguna ni modo de contactar. En la demanda de divorcio, sin embargo, ha incluido una dirección. Es la vía por la que a la mujer se le advertirá de la situación en la que se encuentra y de la perspectiva de que incluso pueda llegar a ser detenida, si no acude de forma voluntaria a las citaciones del juzgado de O Barco para declarar en relación con la situación de los 2 hijos.