viernes, 27 de marzo de 2015

Aumentan las denuncias por violencia de género y las condenas a maltratadores


126.742 denuncias fueron presentadas a lo largo de 2014, 5 más al día que en 2013. Baleares, Murcia, Comunidad Valenciana, Canarias y Andalucía son los territorios donde más denuncias por habitantes se presentan. Se mantiene en un 12 % el porcentaje de renuncias a continuar con el proceso. 
Los órganos judiciales acordaron casi 23.000 órdenes de protección. Un 61,2 % de las sentencias dictadas en juicios a maltratadores fueron condenatorias (....)

Valoraciones de la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona
Las cifras de 2014 constatan que nos hallamos en una situación estable. Aumentan las denuncias, lo que tiene la doble lectura de, por un lado, ex-presar que las mujeres cada día tienen menos miedo a iniciar un proceso judicial contra los maltratadores pero, por otro, nos ofrecen la perspectiva de que, desgraciadamente, la violencia contra la mujer parece enquistarse en la sociedad. Hay denuncias porque persiste el horror de los malos tratos.
Soy muy insistente en seguir pidiendo, y desde el Observatorio así lo re-marcamos cada vez que hay oportunidad, que se denuncie. Y que denuncien no sólo las mujeres víctimas; queremos mayor implicación de familiares, amigos y vecinos. Y queremos que ninguna mujer se sienta sola en el proceso judicial. Muchas de las renuncias a continuar con la tramitación de la denuncia estoy segura que tienen su causa en el desamparo, en la soledad, en la incomprensión de los demás.
Sin duda es positivo el dato del incremento, aunque sea leve, de las sentencias condenatorias a maltratadores. La sociedad entera, y el maltratador por supuesto, debe ser consciente que esta forma de crimen, tan horrendo, tiene adecuada respuesta judicial.
Por último, y ante las perspectivas que nos abren las próximas reformas legales en el camino que ha demandado el Observatorio, es más necesario que nunca insistir en la respuesta institucional coordinada frente a la violencia de género.
En este terreno, la unidad de todos cuantos luchamos frente a la barbarie del terrorismo machista es el mejor antídoto, porque es el que debilita más al maltratador.