domingo, 16 de agosto de 2009

Ayudas al alquiler para separados y divorciados

http://www.expansion.com/2008/04/28/economia-politica/economia/1117164.html
El Gobierno estudia conceder ayudas al alquiler para separados y divorciados

Juan Manuel Lamet.28.04.2008
Serían similares a la Renta Básica de Emancipación, que proporcionan 210 euros mensuales a inquilinos jóvenes.
Desde el equipo de Corredor señalaron que "todo está sobre la mesa".
El Ministerio avisa de que "hay margen" para que sigan bajando los precios.
“Hay que promover vivienda social en alquiler”.

Los representantes del Ministerio de Vivienda insisten en que el objetivo primordial para la legislatura es “que la mayor cantidad de personas acceda a un hogar”, y para ello confían en el arrendamiento.
Aunque sea a costa de restar importancia o tiempo a otros problemas del sector.

En un encuentro informal de la ministra Beatriz Corredor con la prensa, esta mañana, el Ministerio ha hecho saber que, como una de las medidas estelares a este respecto, estudia conceder ayudas directas a “singles, separados y divorciados” para que puedan alquilar una casa. Serían subvenciones mensuales similares a las de la Renta Básica de Emancipación, que da 210 euros a los jóvenes de entre 22 y 30 años con unos ingresos anuales inferiores a 22.000 euros.

Fuentes oficiales del Ministerio de Vivienda aseguraron que “habrá que estudiar qué otros colectivos son susceptibles de obtener ayudas para poder alquilar una vivienda a un precio asequible”.
Y añadieron que “todo está sobre la mesa y está por hablar con las comunidades autónomas”.

Es decir, que esta inyección extra a las personas que viven solas se va a tratar “a corto plazo”; a más tardar, para el nuevo Plan de Vivienda 2009-2012.
“En principio el alquiler es una buena vía, pero esto no quiere decir que sea la única”, agregaron desde el Gabinete de Corredor.

En toda la pasada legislatura, Vivienda concedió ayudas a 53.687 inquilinos y a sólo 4.578 propietarios.
Estas últimas “se van a tratar, para potenciarlas y hacer más atractivo el arrendamiento, porque hay un déficit de viviendas en alquiler y hay que sacar las vacías a este mercado”, subrayaron.
Sin embargo, el Gobierno no gravará los pisos sin ocupar, sino que “prefiere los beneficios positivos”.
Una corrección "más brusca de lo esperado"
Vivienda restó importancia a los aciagos datos de transacciones inmobiliarias (-24,44% interanual) y de casas hipotecadas (-25,83%) en febrero, publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) hoy:
“Son datos que demuestran el ajuste, pero la prioridad es el acceso a un piso”.

Según el Ministerio, estos desplomes se deben a “la caída de la demanda”.
En este sentido, fuentes oficiales que pidieron que no se atribuyesen declaraciones a nadie en concreto- señalaron que este año se iniciarán unos 450.000 inmuebles.
Casi el doble de lo que vienen pregonando los agentes del sector.
La pasada semana, la propia patronal de los promotores constructores (APCE) calculó una cifra sólo un poco por encima de las 200.000.

Los representantes inmobiliarios del Ejecutivo calculan que hay entre 500.000 y 600.000 pisos en stock, aunque desechan convertirlos en VPO, por la complejidad de esta actuación y porque “requiere gasto público y mucho esfuerzo; no es algo que se pueda hacer con una varita mágica”.

Para contrarrestar, presentaron como un éxito la ralentización de precios: “Es lo que todos esperábamos. La vivienda crece al ritmo del IPC. Esta situación era deseable, pero la falta de liquidez ha provocado que la corrección sea más brusca”.
“Hay margen para que sigan bajando los precios”, apostillaron.

Los más altos representantes del Ministerio señalaron, por último, que se deben agilizar los planeamientos urbanísticos para poder cumplir la difícil promesa de construir 150.000 VPO este año. “Los ayuntamientos deben movilizar el suelo”.